domingo, 22 de noviembre de 2015

La Primera NO Guerra Mundial

Poner un nombre a la realidad es imprescindible para hacerse cargo de la misma. Cuando surge un problema llamar a las cosas por su nombre, identificar los términos de la ecuación es el primer paso para resolverlo. Dicho esto, no puedo estar más de acuerdo con el artículo de Henri-Levi "La guerra, manual de instrucciones".
Hace un año, en la entrada "Estado Islámico. Ni terrorismo, ni religión: REVOLUCIÓN" intentaba explicar la necesidad imprescindible de observar el fenómeno desde todas las perspectivas y dejar de mirar para otro lado. Algunos "atrevidos" comienzan a aceptar ya la  idea de que nos enfrentamos a una guerra de escala mundial, otros siguen enarbolando un pacifismo que ahora se antoja irresponsable. En lo que a las guerras y miserias en países lejanos se refiere, hemos aprendido a impermeabilizar nuestras emociones. Desde el 13 de noviembre, parecemos haber sentido, al fin, el aliento del miedo.

Al principio....
Tras los atentados del 11 de Septiembre de 2001 en Estados Unidos, George W. Bush, declaró la "Guerra al terror". La geoestratégica y política de seguridad y defensa mundial cambio a partir del ataque. El hecho de que por primera vez se atacara a Estados Unidos en su propio territorio destruyendo dos lugares emblemáticos como las Torres Gemelas y el Pentágono desató el miedo mundial. ¿Si la Superpotencia era incapaz de mantener a salvo a sus pobladores, qué no podría pasarnos al resto?. 
La respuesta de Bush fue buscar a los terroristas y acabar con ellos, declarando enemigos a aquellos países que les daban cobijo. Se inicia la ofensiva en Afganistán para acabar con los talibanes de Al Qaeda.
Una vez que el miedo al terrorismo o a cualquier ataque procedente de "los malos" de Oriente Medio estaba inserto en la ciudadanía mundial, Bush decide entrar en Iraq para derrocar a Saddam Hussein, alegando que formaba parte de ese eje del mal que protegía terroristas y que poseía armas nucleares. El 19 de marzo de 2003, el ejército estadounidense entra en Bagdad.
Esta segunda intervención consiguió que la niebla de guerra se hiciera cada vez más densa. Más de una década de intervención en Oriente Medio, en los países a los que Bush consideró canallas que solo condujeron al fomento de odios: de los intervenidos por destrozar su modus vivendi, que no siendo bueno antes es muchísimo peor actualmente y de los "interventores" que para justificar sus actos han depositado en los musulmanes (mayoría religiosa de Oriente Medio) las culpas de cualquier ataque que estos realicen fuera de su territorio.
Maltratos, torturas, "daños colaterales" evitables, vacío de poder, corrupción fue la receta perfecta para que a lo largo de todos esos años se formara un grupo que aprendió tanto de las debilidades de Al Qaeda como de quienes les combatían.

Francia después de los ataques del viernes 13 de noviembre de 2015 ha declarado la guerra al Estado Islámico, los hijos de la Guerra al terror que Bush declaró en 2001. 

No se trata de la guerra civil en Siria, que también, de la guerra en Iraq, si esa que los kurdos mantienen contra el Estado Islámico y de la que ya nadie habla, ni la que Turquía lleva a cabo contra los kurdos tanto en su propio país como en Siria e Iraq, se trata de esa Guerra contra el terror que nunca finalizó y que se ha complicado extraordinariamente.

"¿En nombre de Alá?"
¿Se publicó qué religión practicaba Breivic?. ¿Todos los alemanes votaron al Partido Nacional Socialista de Hitler?. ¿Por el hecho de ser alemanes eran nazis?. ¿A que religión pertenece la mayoría de asesinados por el Estado Islámico desde que inició su actividad?.
Cualquier ofensa, ataque, guerra, se inicia con motivos y sean estos cuales sean, son los que justifican los actos que se llevan a cabo.

El hecho de poner por delante la religión de los terroristas ha conseguido que el debate respecto de cómo proteger a las posibles víctimas de atentados, se haya desviado a culpabilizar a todo a lo que huela a diferente y con ellos a los refugiados que huyen de estos "terroristas" y que son sus principales víctimas. De este modo, se justifica la falta de solidaridad con aquellos que sufren un conflicto con el que se ha sido irresponsable. No se les ayuda, ni aquí, ni allí porque ellos no son nosotros. Ahora que "nosotros" hemos sido atacados "ellos" son aún más "ellos". Se ha señalado que los terroristas de muchos de los ataques perpetrados eran nacionales pero, el tema de la exclusión social, de pertenecer a una religión que se califica alegremente de violenta, sectaria e intolerante los clasifica. 
La tolerancia como consecuencia de que quienes atacan en suelo europeo sean musulmanes es otro de los asuntos más comentados. Es curioso que en estos discursos nadie comente que las religiones del resto de combatientes no se mencionan.
Para nosotros "ellos" son musulmanes y para ellos "nosotros" somos infieles, pero en ese "nosotros" no se comenta que la inmensa mayoría de muertos son musulmanes, como "ellos".

Diferenciar de una vez por todas y claramente cuales son las partes en conflicto y cuales son las pretensiones de ambas es imprescindible.

Francia pide ayuda a la Europa del soft power
El ministro de defensa frances ha invocado a la Unión Europea para que ponga en marcha los mecanismos de seguridad y defensa ante su incapacidad para frenar al Estado Islámico. El artículo 42 del Tratado de Lisboa lo permite. Sin embargo, cada Estado miembro tiene la posibilidad de decidir si ayuda a Francia y la Unión Europea nunca ha terminado de construir una política e infraestructura adecuada para que su seguridad y defensa fuera eficaz.  El pacifismo europeísta, la sensación de que no siendo atacantes, no seríamos atacados y esa irresponsable, absurda e ilusoria afición post caída del muro de Berlín de pensar en un "Fin de la Historia" sin conflictos, han llevado a la Unión Europea a abusar de un soft power que ahora se vuelve en su contra. ¿Donde está la cooperación en inteligencia de todos los Estados miembros?. 
Hollande no ha invocado a la OTAN porque dejaría a Rusia fuera de la intervención. Una vez más, insta a la ONU para que el Consejo de Seguridad en el que Rusia que ahora bombardea al Estado Islámico en Siria, se ha negado sistemáticamente a intervenir en Siria. Francia y Rusia son ahora aliados para bombardear Siria... 

Situación actual
    Estados Unidos junto con una coalición formada por 60 países en los que 14 participan activamente, iniciaron Iraq en agosto de 2014 y Siria en septiembre de 2014 una ofensiva aérea para intentar frenar al Estado Islámico. Hasta hoy solo han conseguido recuperar un 1% del territorio conquistado por el Estado Islámico en Iraq según el Pentágono.
§  Bajas: 1 soldado liberando a 70 rehenes kurdos del Estado Islámico en el norte de Iraq a petición del Gobierno Regional del Kurdistán Iraquí (octubre 2015).

    Rusia inicia su ofensiva aérea y terrestre en Siria, el 30 de septiembre de 2015 tras la aprobación del parlamento ruso. El canciller sirio Walid al-Mouallen respalda las operaciones rusas ante Naciones Unidas cuestionando, sin embargo, los bombardeos de Francia y Reino Unido a quienes acusa de violar su espacio aéreo. Rusia a su vez ha sido acusada por Turquía de lo mismo. Igual que Al Assad, Putin denomina terroristas a todos aquellos que luchan contra el gobierno, aunque dicen estar combatiendo al Estado Islámico. A pesar de los esfuerzos del Consejo de Seguridad, Rusia se ha mostrado siempre contrario a una intervención en Siria y al derrocamiento de Bashar al-Asad.
§  Bajas: 224 personas que viajaban en un avión derribado sobre Egipto. (noviembre de 2015)
       
    Francia tras el ataque terrorista del viernes 13 de noviembre de 2015, Hollande declaró ante el parlamento que la República gala está en guerra. Si bien ya participaba con la coalición internacional en la ofensiva aérea, ahora se ha aliado con Rusia para coordinar los ataques. ha solicitado ayuda a la Unión Europea aunque cada Estado es finalmente libre de decidir si le apoya.
§  Bajas: 141 personas:12 personas asesinadas en el ataque al semanario Charlie Hebdo (enero 2015) y 129 en el atentado en varios puntos de París (noviembre 2015). 
    Irán apoya al gobierno de Asad y ha sido criticado por ello. Sin embargo, tras el pacto nuclear se han reabierto las relaciones diplomáticas con Estados Unidos y combate activamente al Estado Islámico. Tras los ataques a Francia, Rohani ha ofrecido colaboración a Hollande.
    Turquía ha iniciado una ofensiva que parece centrarse más en derrotar a los kurdos que al Estado Islámico. Su papel en la contienda es el más ambiguo  de todos los participantes.
§  Bajas: los atentados desde que inicio la ofensiva son frecuentes; el más grave se produjo en Ankara en una manifestación por la paz en el que fallecieron al menos 99 personas en octubre del 2015.
    Siria dominada por Assad y el Estado Islámico está inmerso en una guerra que dura ya más de cuatro años. Asad no dudo en afirmar tras el atentado de Francia que "así saben lo que vive su país a diario". Como Putin, denomina terroristas a todo el que está contra él.
§  Bajas: las cifras oscilan entre 300.000 y 200.000 muertos desde que se inició la guerra
    Iraq continua siendo otro de los principales bastiones del Estado Islámico aunque a penas se conocen noticias de lo que ocurre en la actualidad en el país ya que los ataques parecen concentrarse en Siria. Los kurdos desde el inicio de la expansión del Estado Islámico parecen ser los únicos que realmente han conseguido frenarles. Ahora son atacados por Turquía que dice combatir al Estado Islámico.
§  Bajas: Las cifras son muy confusas pero se habla de no menos de 15.000 muertos.
    La Unión Europea ha tenido un nulo protagonismo en la ofensiva contra el Estado Islámico, mas allá del apoyo unilateral de alguno de sus miembros a la coalición internacional liderada por Estados Unidos. Hasta el ataque en Francia se escudaban en que los diversos ataques terroristas que han tenido lugar en el presente año eran producto de fanáticos aislados seguidores del Estado Islámico aunque ya en los asesinatos perpetrados en la revista Charlie Hebdo eran conocida la preparación militar de los atacantes. Aunque se muestra dispuesta a ayudar a Francia no ha habido movimientos firmes.
    África se enfrenta a grupos yihadistas con diversos nombres y objetivos. Parecen lejanos y no se observa intención de que quieran saltar al continente europeo pero, la inestabilidad de varios países africanos no dejan de ser un aliciente más para todos los que se han sumado a la yihad. Lo que está sucediendo en Libia no es en absoluto deseable para la seguridad europea como explica Alberto Bueno en la entrevista para El Confidencial que explica la situación del continente. 
    Estado Islámico no deja de crecer en cuanto a influencia, dominio de territorios y riqueza. Varios analistas acusan a Turquía entre otros de comprar el petróleo que Estado Islámico vende. Turquía además está haciendo un gran favor al Estado Islámico debilitando a los peshmerga kurdos que mantenían la hegemonía del norte de Iraq.
Sus pretensiones territoriales desde su emergencia hacen muy díficil calificarlos como terroristas aunque también hayan llevado a cabo ataques de este tipo en todos los lugares señalados. Si terrorismo consiste en sembrar el terror, han sabido hacerlo de todos los modos posibles y con medios hasta ahora desconocidos. Es innegable su capacidad para reclutar hombres para su causa y debería de plantearse de una vez por todas a que se debe el éxodo de europeos, no necesariamente musulmanes, para sumarse a sus filas.

El antes y el después de los atentados de París

François Hollande  tras los atentados de París del 13 de noviembre de 2015 ha declarado que están en guerra. Al fin parece moverse la mesa del Consejo de Seguridad en pos de hacer algo coordinado ante la posibilidad real de que Estado Islámico atente en Europa o en otras partes del mundo fuera de Oriente Medio. Parece que la máxima que ha imperado hasta estos días, de dejar que se maten entre ellos ya no sirve. Aún así nadie está dispuesto a lanzar tropas sobre el terreno. Si bien es imprescindible entender la existencia del Estado Islámico desde sus orígenes, han pasado 12 años desde el inicio de la invasión de Iraq y es hora de buscar “¿cómos?” y no “¿por qués?”.
En el momento presente lo único cierto es que la ola de miedo ha llegado a Europa más en forma de informaciones y bulos y responsables que con la conciencia de la incapacidad demostrada de que los gobiernos que nos rigen sean capaces de garantizar nuestra seguridad.

Silvia Brasa
2015

domingo, 11 de octubre de 2015

Turquía: las dos caras de la verdad.

Oman I fue el fundador del imperio otomano en 1299. El 26 de febrero de 2015 la tumba de su abuelo Suleiman fue trasladada por tercera vez en la historia en una rocambolesca operación que forma parte de una no menos rocambolesca laguna en el derecho internacional. Lagunas legales que el gobierno turco ha exprimido hasta la saciedad invadiendo territorio sirio e iraquí cuando lo ha creído conveniente.

Mas que en ningún otro lugar del mundo en Turquía hoy y siempre han confluido Oriente y Occidente.
Desde el ascenso del Estado Islámico, Turquía ha sido muy ambigua en sus actuaciones y en varias ocasiones ha sido acusada de ayudar a los yihadistas.

El 7 de junio de 2015, se celebraron elecciones parlamentarias en Turquía. El porcentaje necesario de votos para poder formar parte del arco legislativo es de un 10% y por primera vez en la historia el Partido Democrático de los Pueblos (HDP) obtuvo un 13,1% de los votos. De este modo los kurdos pasaban a formar parte del arco parlamentario e impedían a Erdogan obtener la mayoría con la que formar un nuevo gobierno. Las pretensiones del primer ministro consiguiendo el poder absoluto del parlamento eran la reforma constitucional que llevara a Turquía a un gobierno presidencialista que le permitiera tener más poder.

Los turcos cansados de corrupción política, de la brutalidad policial en las manifestaciones y de las infulas tiránicas de Erdogan seguían con emoción e impaciencia los resultados electorales esperando que el AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo) se viera en el apuro de reconsiderar su rumbo perdiendo la mayoría.

Desde el 7 de junio, la situación no ha dejado de empeorar. Erdogan, se ampara como lo ha hecho siempre, en los actos violentos que han llevado a cabo los kurdos contra las fuerzas de seguridad, en su mayoría como respuesta a los ataques continuados de estas. En junio de 2015, tras la elecciones, decidió iniciar una ofensiva contra el Estado Islámico de modo unilateral pero, lo cierto es que los objetivos se centran especialmente en la Región del Kurdistán Iraquí y no precisamente para ayudarles contra el Estado Islámico.

Desde que Erdogan llegó al poder, los acercamientos con el gobierno ruso han sido constantes y Turquía ha sido la eterna candidata a formar parte de la Unión Europea, su gobierno no dudó en posicionarse del lado de Putin cuando este paso a la ofensiva en Ucrania. El gas era la principal excusa, Turquía carece de él pero, lo cierto es que Erdogan se ha ido alejando progresivamente de Europa. Sus comentarios homófobos y su cercanía creciente hacia el islamismo más radical, dejan atónitos a la mayoría de los turcos.
Si bien la mayoría de los turcos son musulmanes su cultura cabalga entre oriente y occidente haciendo honor a su posición geográfica compartida entre dos mundo que parecen cada vez más lejanos. Aunque no son los pueblos quienes se perciben distintos; quienes les gobiernan parecen empeñados en poner  distancias religiosas y culturales artificiales que no existen ni física ni mentalmente.

Rusia también se ha posicionado al fin de facto, aunque lo hubiera hecho de iure desde el principio, en el conflicto sirio y no lo ha hecho precisamente para ayudar a la población civil que continua pereciendo. Con la misma excusa que Erdogan, Rusia bombardea territorio sirio sin que sus objetivos se hayan definido. Alegan estar acabando con los "terroristas" para solucionar un problema que Estados Unidos no es capaz de resolver. Sin embargo su "puntería" a la hora de lanzar los ataques es cuanto menos discutible. Esta misma semana sus bombas caían sobre Irán a la vez que Turquía, sus amigos y aliados en tiempo cercano, denunciaban a la OTAN la invasión por parte de aviones rusos de su espacio aéreo.

La crisis de los refugiados que extrañamente han comenzado a cruzar en masa a Europa abandonando Turquía y el empeño repentino por combatir en Siria e Iraq al Estado Islámico, han generado aún más confusión a un conflicto que de por si lo es en grado extremo. Los refugiados cruzan hacia el oeste por los mismos lugares por los que, quienes se unían al Estado Islámico lo hacen hacia el este. Unos y otros atraviesan las mismas fronteras turcas en las que moran, según el gobierno, los kurdos que causan la inestabilidad del país.

Ayer se produjo el atentado más grave de la historia reciente turca y el gobierno no puede atribuir a PKK su autoría. De hecho las imágenes muestran como la policía seguía lanzando botes de humo sobre los muertos y hay indicios de que las fuerzas de seguridad estén detrás del ataque que se produjo en Ankara en la manifestación por la paz que se estaba celebrando.

Los turcos ni temen ni desprecian al pueblo kurdo. Esos más de 40 millones de ciudadanos que ocupan un territorio muy definido cultural y geográficamente y a quienes lejos de dejarles vivir en paz se les ha masacrado durante décadas, no solo habían conseguido prosperar en Iraq. Se estaban acercando "peligrosamente" a conseguir sus objetivos en Siria y Turquía: establecerse como pueblo soberano.

Erdogan ha convocado nuevas elecciones y trata de hacer ver "por todos los medios posibles"que él y su partido son la única alternativa a pesar de lo que piensen y quieran los turcos. Mientras apela a la inmovilidad de la comunidad internacional que si bien es real, la llamada de Erdogan para la consecución de la paz tratando de mantener la paz.
Dificilmente puede ser creíble que quien quiera el fin de un conflicto se dedique a alimentarlo con tanto afán.

El conflicto en Oriente Medio se extiende de forma cada vez más notoria hacia el oeste y cada vez con menos pudor cada Estado y Organización Internacional parecen más empeñados en ir a la suya o ignorarlo.

Silvia Brasa
2015

sábado, 5 de septiembre de 2015

Y de repente Aylan...


El pasado jueves 3 de septiembre, un cuerpecito menudo en una playa dejaba sin aliento a todo el planeta. Mojado pero, bien vestido y alimentado, con sus pequeños zapatitos, era observado por quienes tantas veces torcemos la mirada a la realidad con el ilusorio convencimiento de que no estaba muerto sino dormidito.

Me hizo recordar a todos aquellos niños que también parecían dormidos en agosto de 2013 en Siria, tras un ataque químico nocturno.

Me hizo pensar en tantos otros niños, ancianos y personas adultas que se juegan la vida a diario a causa de la guerra. 

Me hizo sentir una rabia inmensa por formar parte de una Unión Europea galardonada con el Nobel de la Paz, que levanta vallas para no dejar pasar a quienes jugándose la vida huyen de esas guerras. 

Me hizo sentir asco al recordar que el día anterior había escuchado dar la cifra de 2.739 refugiados que el presidente español, Mariano Rajoy, estaba dispuesto a recibir para "cumplir escrupulosamente con el acuerdo y la propuesta de Bruselas". El refugiado 2.740 podría ser un niño de tres años muerto en una playa de Turquía pero, el miércoles nadie conocía a Aylan, ni pensaba en ningún otro niño.

Mientras Rajoy paseaba apaciblemente con Angela Merkel por el campo alemán, miles de personas deambulaban por las carreteras del este de Europa huyendo de la barbarie. Los escrúpulos parecen quedarse a un lado desde que los medios, tras mucho debate, por no herir la sensibilidad ciudadana o por no dar a conocer la magnitud de la crisis humanitaria que ha llamado a las puertas de Europa, decidían mostrar o no la imagen de un pequeño de tres años muerto en  una playa de Turquía. Dar nombre e identidad a un niño, parece haber promovido que las conciencias empiecen a barajar la idea de que todas esas personas que huyen de la guerra, tal vez también tengan nombre y sean dignas de no morir en ninguna playa.

Mientras los países miembros de la UE intentaban escurrir un bulto que hasta ahora llamaban "inmigrantes" y que se han convertido en refugiados por obra y gracia de empezar a cruzar por tierra, aunque continúen traspasando y muriendo en el mar, seguía pensando donde demonios está Naciones Unidas.

En abril de 2015, Samantha Power la embajadora ante Naciones Unidas de Estados Unidos presentaba un video ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en el que aparecían niños asfixiándose a causa de un ataque químico en la región siria de Idleb que conmovió hasta las lágrimas a todos los presentes. De esto apenas se hizo eco ningún medio de comunicación. De que ni Naciones Unidas ni nadie hizo nada, tampoco.

El derecho internacional humanitario ampara a los refugiados, Naciones Unidas tiene que velar por los derechos humanos, la Unión Europea presume de ser una consorcio de países sin fronteras con voluntad de acoger y ayudar a sus ciudadanos y aquellos que lo precisen... en la teoría... en la práctica, nunca podré olvidar a Aylan y la impotencia y el asco que siento por haber nacido en el lugar correcto y ver como nadie quiere realmente hacer nada por quienes nacen en un lugar hostil y quieren vivir pero, vienen a morir a un lugar que para ellos no es el correcto.

Silvia Brasa 
2015


domingo, 5 de julio de 2015

Grecia es UE SI o NO. DemoEuroCracia o referendums.

Papeleta del referendum griego




El Referendum convocado por el gobierno griego pone un punto y aparte en las negociaciones que Tsipras y Varufakis han mantenido durante los últimos meses con la llamada Troika (BCE, Comisión Europea y el FMI) para intentar un nuevo rescate a Grecia.
Mas allá de las condiciones económicas que unos imponen, otros proponen y todos rechazan está en juego la credibilidad política de la Unión Europea y esta no va a depender tanto del resultado del referendum como se pretende. Posiblemente Syriza abandone el poder si el SI gana, ya que los griegos habrán decidido dar la espalda a la ausencia de concreciones en las conversaciones europeas. Las colas desesperadas en los cajeros de los bancos griegos tras una semana de "corralito" influirán notoriamente en el voto. 

 Tsipras ha descargado en su pueblo la responsabilidad de su futuro en el referendum que se celebra hoy. Después de haberse aceptado muchos de los requerimientos del gobierno griego por sus acreedores, Tsipras parece estar diciendo a su país :¿no queríais democracia?. ¡Vuestra es!.

"¿Debe ser aceptado el borrador para un acuerdo de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, presentado el 25 de junio y que está formado por dos partes, resumidas en una sola propuesta?. El primer documento lleva por título 'Reformas para completar del actual programa y más allá' y el segundo 'Análisis preliminar de sostenibilidad de la deuda'".

El problema más allá de que los que votan no entiendan la pregunta comenzó en el momento
Yanis Varufakis, Ministro de Finanzas de Grecia
en el que los griegos eligieron a Syriza que prometía no apartarse en el "Juego del Gallina" ante la Unión Europea. Para quien no lo conozca, consiste en dos adversarios que siguen una trayectoria frontal hasta que uno de los dos -el gallina- se aparta. Y así, enviaron a Varufakis que cumplía todos los requisitos de un gallo de pelea de primera división: economista de reconocido prestigio, discurso firme pero respetuoso y lo que más parece importar a la prensa (que no es lo mismo que la opinión pública, aunque esto sólo puede aplicarse a los griegos que bastantes preocupaciones tienen ya), una estética un tanto chulesca. La Troika le ha ido relegando hábilmente a un segundo plano hasta conseguir que fuera Tsipras quien tomará el mando de las negociaciones. Así el problema dejaba de ser puramente económico para convertirse en un problema de Estado, del Estado griego y no de uno de los Estados miembros de la UE y de la Eurozona.



Se está interpretando el NO como un acto de rebeldía de los griegos legitimado por un referendum que no han pedido y al que no saben que responder porque desconocen cual es la pregunta y aún menos cuales son las consecuencias de la respuesta a esa pregunta ininteligible.
Sorprende la ausencia de apoyo por parte del resto de los ciudadanos europeos a una negociación que beneficie a la Unión Europea. Entiendase beneficio no como a un aseguramiento de la economía, sino a la necesidad de una muestra -al fin- de una Unión fuerte y realmente unida. Tal vez no sea tan descabellada la recomendación de Obama de llegar a un acuerdo que no separe a Grecia, más si cabe, de la Unión Europea por su cercanía cada vez mayor a Rusia. El canoso y perenne fantasma de la guerra fría goza de una salud envidiable desde que Putin campa por sus respetos en esa Ucrania que también quiere ser europea...
Además, si Grecia forma parte de la Unión Europea y el futuro de ambos está en juego, ¿por qué los europeos -TODOS- no claman por decidir sobre su futuro?
Es facíl caer en la nostalgia del pasado glorioso griego, cuna de la primera Europa para defender su permanencia en la Unión Europea presente pero, es hora de mirar hacia adelante. No es una cuestión de solidaridad. Algún mandatario europeo de cuyo nombre no quiero acordarme, parece desconocer que en el momento en que Grecia firmó el tratado de adhesión se convirtió en miembro de pleno derecho de la UE y a sus ciudadanos en europeos. No necesita solidaridad, sino soluciones y respeto.

Es responsabilidad y no solidaridad buscar el modo de que uno de los miembros de la Unión deje de ser causa de la desunión de todos por un puñado de euros. Unos, otros, todos son Europa, deban lo que deban.
Tal vez, algún día, la Unión Europea tenga que agradecer a Grecia habernos puesto en el filo de la navaja, para de una vez por todas poner los medios necesarios para que sus ciudadanos no dependan de políticas monetarias erróneas y de políticas estatales egoístas. Un poco mas de gobierno del pueblo por y para Europa no nos vendría nada mal.

Silvia Brasa


2015

viernes, 24 de abril de 2015

Marenostrum....nostrum tantum...

Y Europa, solo nuestra también...

Como decía esta semana Paco Nadal en su artículo ¿Y si el titular fuera "700 turistas europeos, ahogados al volcar un crucero frente a Malta"? lo más probable es que todos los mecanismos burocráticos estuvieran viviendo una efervescencia reguladora, las noticias del naufragio serían detalladas hasta lo más ínfimo y sobre todo, las muestras mundiales de dolor, consternación y apoyo a las familias de las victimas serían tan ilimitadas como televisadas hasta la saciedad. ¿A que familias apoyamos esta vez? ¿Cómo se llaman los miles de seres humanos que cada día mueren en el mar a bordo de embarcaciones precarias?.
Ninguna de estas preguntas tiene mas respuesta que la de agachar la cabeza y mirar sigilosamente hacia otro lado mientras damos la espalda al mar.
Esfuerzos nimios de los responsables por acabar con las miles de muertes, que solo se echan las manos a la cabeza cuando los montones de cadáveres son más grandes de lo habitual, por más que un ser humano no vale menos que otro, de los cada uno de seres humanos que forman ese montón.
Parece que el dinero y la legislación todo lo arregla desde este lado playero y soleado del Mediterráneo, para hacer ver que ayudamos a los del lado hostil, de sol abrasador y estados que no son tales y que colaboramos en demoler con la excusa de que los liberamos. Un esfuerzo de imaginación, claman algunos para que la Unión Europea y todas sus instituciones frenen las muertes de quienes no son capaces de frenar en la otra orilla. El caso es frenar...
Frenar la inmigración ilegal, oséa, las ansias de vivir, vivir en el sentido más estricto de la palabra a costa de la muerte.

Frenar a los que trafican con seres humanos, para así poder culpabilizarles en exclusiva de que comercien con la libertad de las personas mientras nosotros negociamos si viven o mueren cuando se lanzan la mar como última salida.
Frenar a los que consiguen cruzar, para que después de superar obstáculos que la mayoría jamás afrontaríamos, huelan Europa, jamás olviden que "llegaron" pero, sean devueltos sin pudor y "legalmente".
Esta semana nos preocupa habernos vuelto tan inhumanos, por una vez hemos sido conscientes del éxodo que atraviesa el Mediterráneo, aunque también haya miles de muertes en otros mares que prometen libertad, y ya iba siendo hora. La pena es que en breve se olvidará, que mientras parece que se hace algo se nos inculca también que hay que proteger las fronteras, que los Estados tienen cupo de admitidos aunque nadie nos diga un número de aforo admisible, que bastante tenemos con cuidarnos nosotros en medio de una crisis económica irrisoria si se compara con la situación que viven libios, sirios, marroquíes, argelinos, nigerianos...esos que se ahogan sin que a nadie importe su nombre.

Europa se convierte así en innombrable ante la evidencia de la incapacidad de frenar la sangría porque deja de ser Europa para ser un conjunto de Estados egoístas e instituciones inservibles. Vaya por delante el reconocimiento para quienes evitan tanto horror saltándose las normas las más de las veces, esas normas que no les permiten ayudar a otros seres humanos, los que no presumen de derechos fundamentales y claman para que les sean reconocidos, que bastante tienen con respirar al llegar a tierra firme.
Europa no se plantea que daría la vida por vivir en la otra orilla mientras observa embelesado ese maravilloso mar que un día lo fue de todos a los que baña.


Silvia Brasa
2015

sábado, 21 de marzo de 2015

Irán. La caida de los ángeles malos


"La caída de los ángeles malos" escultura del s. XVI expuesta en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.
A mediados del siglo XX, comenzaba a decaer la hegemonía del imperialismo británico por todo el globo. La concesión para la busqueda y extracción de petroleo que contrajo el Sha Qayar de Irán en 1901 por sesenta años con Gran Bretaña, se aproximaba a su fin. Mosaddeq, quien en 1951 era el Presidente de la Comisión del Petroleo del Parlamento iraní, se opuso firmemente a la ratificación del tratado petrolífero que les sometía a los británicos, por considerarlo contrario a los intereses de Irán, y finalmente se decretó la nacionalización del petroleo. Las ansias de independencia y democracia del país persa comenzaban a cobrar visos de realidad y en 1952 Mosaddeq era elegido Primer Ministro. Viendo que la situación se les iba de las manos, los británicos pidieron ayuda a Estados Unidos para derrocar a Mosaddeq y retomar el control del gobierno iraní. El entonces presidente Harry S. Truman se negó pero, su mandato finalizaba en enero de 1953 y su sucesor, Dwight D. Eisenhower si se mostró dispuesto a ayudar a los británicos. Así se gestó la Operación Ajax, con la que el MI6 y la CIA, el 19 de agosto de 1953 derrocaban a Mosaddeq en un golpe de estado que devolvería el poder a Mohammad Reza Pahlavi.

Hasta 2013, la CIA no reconoció que estuvo detrás del golpe de estado que devolvió Irán al Sha. Durante estos últimos sesenta años en Irán se ha pasado de la autocracia megalómana de los Sha (padre e hijo) que hicieron acopio de armamento durante más de 25 años a la teocracia de Jomeini -que luego pasó a Jamenei- que ha sabido dar uso al arsenal acumulado para lograr la independencia de Irán y convertirlo en el país más poderoso de Oriente Medio.

Desde la instauración República Islámica del Ayatolá, Irán se ha convertido en el único país de la zona donde triunfó una revolución y se impuso el chiismo como modus vivendi, contrariamente a lo que sucedía en los países vecinos que tendían al laicismo para seguir en la órbita de occidente. Irán se ha convertido en un gigante, cuya oposición al minúsculo Israel, le hace temible a las superpotencias que le apoyan.

A ojos del resto del planeta, la principal diferencia entre Israel e Irán es la pretensión de estos de desarrollar una tecnología nuclear que les lleve incluso a conseguir este tipo de armamento. Poco se habla de que Israel no sólo tiene armas nucleares sino que además están fuera del Tratado de No Proliferación Nuclear, lo que les exime del control de la OIEA, y sabido es, que viven en estado de alerta permanente y las pocas dudas que han tenido a la hora de desplegar todo su poderío militar.
La actual emergencia del Estado Islámico ha cambiado por completo la visión que desde fuera de Oriente Medio se ha tenido hasta el momento del papel que representan cada uno de sus principales actores. Irán es hoy un estado tapón ante la expansión territorial del EI y el principal valedor de todos los que luchan contra ellos.

Irán es la principal fuente de financiación y entrenamiento de Hezbollah. Israel ha aprovechado para acusar tanto a Irán como a Hezbollah de entrenar a su vez al Estado Islámico pero, lo cierto es que en la semana de ataques de finales de enero de 2015, que Israel llevó a cabo en la frontera libanesa en el que falleció el cabo español Francisco Javier Soria, comisionado por la ONU, también hubo un ataque aéreo en la ciudad siria de Quneitra en la que murieron seis miembros de Hezbollah y al menos un miembro de los Qods Force (las fuerzas especiales de la Guardia Revolucionaria de Irán). Por mucho que Irán o Hezbollah puedan apoyar a Al Assad, son los únicos que están combatiendo junto a los kurdos de forma eficaz al Estado Islámico sobre el terreno.

General Qassem Soleimani, comandante jefe de las Qods Force
Irán no solo tiene una notable presencia en Siria sino también en Irak donde comienza a gestarse incluso, la leyenda en torno al carismático General Soleimani de quien se dice va al frente sin chaleco antibalas.


A punto de concluir las negociaciones sobre el tema nuclear Irán se encuentra en una posición de poder más fuerte que nunca. Las tensiones internas no son lo suficientemente fuertes como para impedir que Rouhani siga ejerciendo una política moderada y llevando a cabo una notable mejora económica en el país. Irán ha vivido en el ostracismo diplomático mas de treinta años y a pesar de las sanciones impuestas por las bravuconadas de Ahmadinejad y la influencia cada vez mas mermada de Netanyahu, tanto por la UE como por EEUU, su economía crece casi al 2%.
Y es que si algo ha sabido hacer bien Irán ha sido esperar y ser consciente de que los enemigos de sus enemigos pueden ser sus amigos.

La era de los Ayatolás ha estado marcada por la lucha contra el "Gran Satán" antes y después de que Jomeini alcanzará el poder. Sus "satanes" han sido muchos.
 El primer demonio fue el Sha, alejado por completo de las necesidades de los iraníes, a los que sometía al terror de la Savak (policía secreta de Irán). Junto a él, la fuerza luciferina de Estados Unidos que le mantenía en el poder. A la huida del Sha y establecimiento de la República Islámica, el belcebú al que derrocar fué Sadam Huseim. La guerra Irán- Irak (1980-1988) llevó a un entendimiento entre EEUU e Irán tras la demostración del uso por parte de Husein de armas químicas y la comprensión por parte de Reagan de la necesidad de proteger el petróleo iraní.
La paz en Irán forjó más si cabe un sentimiento nacionalista muy fuerte y si bien la de Irán e Irak fue una guerra sin vencedores, Irán se concienció de la necesidad de protegerse y de que podían ejercer un papel en la política internacional fuerte, presentando a Sadam en Naciones Unidas como el sádico que empleaba armas prohibidas. El desarrollo de la tecnología nuclear sería su mejor baza a pesar de que Jomeini había lanzado una fatwa contraria al uso de armas nucleares. Desde que en 2002 la OIEA empezó a recibir informes de enriquecimiento de uranio por parte de Irán, unos y otros han proclamado la inminencia del alcance de tecnología nuclear militar de Irán que por el momento no se ha demostrado.  Esta política de extender el terrorífico bulo de la presunta peligrosidad de Irán le haría encontrarse de cara con su principal demonio hasta la actualidad: Israel.

La caída de los ángeles malos

El Sha cayó, Sadam cayó, Estados Unidos parece haber entendido que Irán está dispuesto a sentarse a negociar si se les respeta diplomáticamente como merecen, Israel pierde cada vez más influencia dadas sus actuaciones en Líbano y Palestina y el mantenimiento de la radicalidad y hostilidad hacia sus vecinos...

El nuevo enemigo común es el Estado Islámico e Irán, no sólo se ha mostrado dispuesto en todo momento en ayudar en los ataques aéreos que se han llevado a cabo en Irak y Siria, sino que además, está influyendo de un modo esencial en el conflicto con sus fuerzas sobre el terreno. Aunque el país persa no ha pretendido nunca una expansión territorial, su influencia si se ha extendido notablemente en los países de su entorno en contrapartida a las monarquías árabes.

Se habla mucho de las negociaciones nucleares y muy poco del verdadero papel de Irán en Oriente Medio. Tras el damnatio memoriae a la que parece se ha sometido a Ahmadinejad, no interesa hablar en exceso de las políticas claramente reformistas de Rouhani y en cuanto a la vinculación entre Estados Unidos e Irán ante el Estados Islámico, publicaba el New York Times muy acertadamente, que ambos "atacan al EI sin parecer aliados". 

Irán ha visto caer a tantos demonios de un modo u otro que la comunidad internacional, occidente, parece haberse concienciado de lo peligroso que puede ser convertirse en un demonio de Irán y lo mucho que les puede beneficiar que el Estado Islámico lo sea.

Silvia Brasa
2015